El sueño y la aventura de ser Mamá

El sueño y la aventura de ser Mamá

El embarazo es un momento de muchos cambios, aunque en el tercer trimestre es cuando la mayoría de futuras mamás ya empiezan a tener problemas para conciliar el sueño.

Muchos cambios hacen que no puedan dormir placenteramente. Molestias debidas al peso de la barriga, el feto aumenta de tamaño y es difícil encontrar una posición cómoda para dormir.

Movimientos fetales, lo que al principio hacía mucha ilusión ahora les hace daño en las costillas ya que el feto se va posicionando para el parto.

El Reflujo gastroesofágico afecta a más de la mitad de las mujeres embarazadas , sobre todo a la hora de dormir debido a que la presión esofágica baja disminuye y los factores hormonales retrasan el vaciamiento gástrico.

Dolores de espalda y calambres en piernas y pies debido a una hormona llamada relaxina que ayuda a cambiar el cuerpo para el parto, relajando el útero.

El continuo despertar para orinar con más frecuencia se debe a que la vejiga es presionada por el útero que cada vez tiene más volumen.  

Y en las últimas semanas las famosas contracciones de Braxton Hicks, (también llamadas falsas contracciones) que preparan al útero para el parto,  harán que sus horas de sueño cada vez sean menos.

El aumento de oxitocina propio de las últimas semanas de embarazo también provocará insomnio y susceptibilidad.

¿Y después de todo esto? Llega el momento más deseado, ya tienen a su bebé en casa y ahora es cuando realmente comienza la aventura de ser mamá. Ahora sí que no van a poder dormir durante una larga temporada.

El descenso hormonal y el sentimiento de responsabilidad las tendrán en vilo y harán que se despierten continuamente. Sumando las veces que se tienen que despertar durante la noche (en caso de haber optado por la lactancia) para darle el pecho al bebé.

Estos locos horarios harán que no puedan dormir varias horas seguidas. Pero todo es cuestión de tiempo. A medida que el bebé crece aumentan las horas de sueño por la noche y disminuyen las siestas, que durante los dos primeros meses de vida no duran más de dos o tres horas para las tomas.

Recordar que la mujer perfecta no existe, no hay que dudar a la hora de pedir ayuda a familiares y  pareja.

La falta de sueño después del parto,  durante un largo periodo de tiempo puede desembocar en una depresión postparto.

Si eres una madre feliz podrás criar a un bebé feliz.

Por todo eso y mucho más, feliz día de la madre a todas las mamás del mundo.

 

Deja una respuesta