EL SUEÑO EN EL MUNDO ANIMAL

 EL SUEÑO EN EL MUNDO ANIMAL

Los que tenemos la suerte de compartir nuestro día a día con un gato o un perro, en muchas ocasiones hemos podido observarlos cuando duermen y conocemos sus rutinas del sueño ,como esos gruñidos o  “tabardillos” que les dan cuando sueñan...¿ Pero alguna vez os habéis preguntado cómo duermen el resto de los animales?

En esta ocasión os vamos a hablar de algunos de estos.

Por ejemplo,para el delfín, la ballena y el tiburón la respiración es un acto voluntario, de ahí que duerman con un ojo abierto y otro cerrado, porque si se durmiesen por completo morirían, duermen solo un hemisferio de su cerebro y cuando el otro necesita descansar cambian de ojo. Así que mientras están durmiendo pueden nadar, estando alerta por si en algún momento algún peligro los acecha.

Las aves también duermen del mismo modo, descansando un solo hemisferio, por el mismo motivo.

 Sin embargo los animales de presa, como la jirafa, el elefante, no duermen más de tres horas, nunca llegan a alcanzar el sueño profundo y lo hacen de pie. La razón de esto es por si tuviesen que salir corriendo ante cualquier peligro. Así vigilan si algún depredador les acecha.

 Las nutrias acuáticas lo hacen cogidas de las manos para no separarse cuando se duermen y evitar ser arrastradas por alguna corriente de agua.

   El caso de algunas especies de insectos es peculiar porque al contrario de lo que podamos pensar para estos es muy importante el descanso.

 Las abejas duermen por la noche dentro de alguna flor cuando ésta se cierra mordiendo algún tallo para evitar caerse mientras descansan. Duermen durante el mismo tiempo las jóvenes que las adultas. Si no duermen y descansan lo suficiente tendrán problemas de comunicación con el resto de abejas.

 Las hormigas pueden tener unas 250 siestas de 1 minuto al día, aprovechando cualquier ocasión para dar una cabezada, en cambio las reinas duermen alrededor de 9 horas al día y dentro de los hormigueros, de ahí que las reinas vivan durante años y las obreras solo unos días.

 Las moscas duermen como nosotros, se despiertan por la mañana, se echan la siesta y por la noche duermen plácidamente. Y la mosca de la fruta presenta unos patrones de sueño-vigilia muy parecido al de los mamíferos.

  Y para terminar el más perezoso de todos.

  No, no hablo del oso perezoso que duerme de 9 a 10 horas, lo supera con creces el Koala que lo hace hasta 22 horas al día agarrado a un árbol. Les encanta dormir.

   Y es que no hay nada mejor que descansar y el Koala bien lo sabe.






Deja una respuesta