DORMIR CON UN OJO ABIERTO

DORMIR CON UN OJO ABIERTO

  ¿ Quién no se ha preguntado alguna vez por qué dormimos tan mal la primera noche que pasamos fuera de casa?

   En ocasiones nos vemos obligados a dormir en una cama que no es la nuestra, ya sea por viaje de placer, vacaciones o por  trabajo y en estos casos conciliar el sueño se puede convertir en misión imposible . Extrañamos nuestro colchón, sábanas e incluso la almohada y al despertar tenemos la sensación que no hemos descansado en toda la noche.

   ¿A qué se debe esta situación?

   Lo llamamos “efecto de la primera noche o dormir con un ojo abierto”.

   Unos estudios en la década de los años 60, que utilizaban técnicas de polisomnografía, descubrieron que cuando una persona intenta dormir en un lugar nuevo o desconocido el cerebro entra en estado de alerta, al igual que sucede en algunos animales marinos y algunas aves.

   La investigación que fue publicada en “Current Biology” por la investigadora de ciencia cognitiva, psicológica y lingüística llamada Yuka Sasaki, descubrió a través de unos experimentos para medir la actividad cerebral, como en estas situaciones, durante la fase de sueño profundo el cerebro se mantiene vigilante pendiente de cualquier ruido que se produzca.

   Aún no se sabe porque pero se mantenía activa una zona del hemisferio izquierdo, de este modo, cualquier sonido que se producía en el oído derecho, provocaba  un despertar más rápido que haciéndolo en el izquierdo. Uno de los hemisferios duerme menos profundamente la primera noche y hoy en día nadie sabe el motivo.

   Las personas que habitualmente duermen fuera de casa no suelen responder de la misma manera a estos estímulos.

   Si pertenecéis al grupo de los que sufren el efecto de la primera noche, “Yuka Sasaki” nos da algunos consejos para mitigar estos síntomas.

   Aconseja  llevar objetos personales como puede ser nuestra almohada, de esta manera conseguimos que el nuevo dormitorio sea más amigable, también podemos intentar hospedarnos en hoteles con habitaciones de igual similitud.

   Echar de menos tu cama es normal, y más si en casa tienes uno de nuestros colchones Dulces Sueños.

Deja una respuesta