¿ RECUERDAS LO QUE SUEÑAS?

¿ RECUERDAS LO QUE SUEÑAS?

   Todos soñamos durante la noche, aunque no todo el mundo es capaz de recordar los sueños. Algunos afirman que no sueñan y la verdad es que lo hacen por lo menos durante 2 horas cada noche.

    El hecho de que haya personas que no los recuerden se debe según Sigmund Freud,( el padre del psicoanálisis), a que estamos reprimiendo nuestros sentimientos y emociones.

Todos podemos recordarlos si nos lo planteamos.

   Para recordarlos se aconseja, tener papel y lápiz en la mesita de noche. Nuestra memoria es sabia y tiende a desechar todo lo que no considera importante y según Freud es como un mecanismo de defensa que nos protege de todo lo que nos cuesta aceptar, por eso es importante que lo anotemos todo en el menor tiempo posible.

   Nada más despertar por la mañana hay que evitar pensar en el día que nos espera o las preocupaciones. Aún sin movernos y con los ojos cerrados intentaremos recordar todas nuestras aventuras noctámbulas, (cualquier movimiento o percepción sensorial puede borrar todos los recuerdos que tengamos de ese sueño), y seguidamente lo anotamos todo en el papel. El simple hecho de apuntarlo hace que nuestra mente lo recuerde. No hay que intentar descifrarlo en el momento, ya lo haremos más tarde, porque si lo hacemos puede ocurrir que lo olvidemos o que lo distorsionemos. Del modo de descifrarlos hablaremos en artículos posteriores.

   Tenemos que apuntar todo lo que recordemos del sueño, emociones, colores, objetos, personas que aparecen… también podemos realizar dibujos que nos ayuden a recordarlo.

   Lo ideal para poder recordarlos es ir a la cama antes, para asegurarnos que nos despertaremos antes que suene el despertador. También podemos poner una alarma muy suave unos minutos antes de otra más fuerte, que haga que nos despertemos sin sobresaltos, ese es el tiempo que utilizaremos para plasmar nuestros sueños en nuestra libreta.

   Debemos procurar no cenar tarde y que la cena no sea muy copiosa. Si dormimos después de hacer la digestión el sueño es mucho más profundo y reparador.

   La meditación también ayuda, con solo 10 minutos bastará para adquirir un hábito de introspección.

   También es muy importante dormir en una habitación totalmente a oscuras, para conciliar bien el sueño y que éste sea reparador.

Hay que ver los sueños como una parte imprescindible de nuestra vida mental.

Deja una respuesta